Necesito una página web, ¿qué debo tener en cuenta?

Esta es quizás una de las preguntas que hoy en día nos hacen con más frecuencia nuestros clientes. Las respuestas son múltiples, sin embargo, vamos a hacer una buena aproximación a lo realmente importante.

¿Cuál será el objetivo de mi página web? o ¿qué función deseo que cumpla?. La respuesta a esta pregunta impacta directamente en el costo del desarrollo.  Una página web de tipo INFORMATIVA difiere mucho de una página para COMERCIO ELECTRÓNICO, ésta última requiere por ejemplo de muchas más funcionalidades que la anterior. Entre los tipos de páginas web más comunes podemos encontrar los siguientes: COMERCIO ELECTRÓNICO, INFORMATIVA (NEGOCIOS), PARA INTERCAMBIO DE CONTENIDO MULTIMEDIA, NOTICIAS, BLOGS Y EDUCATIVAS. Cada una tiene diferentes niveles de complejidad y funcionalidades, así como de costo.

¿Poseo ya un dominio?.

El dominio no es más que el nombre que tendrá nuestra página web en Internet, por ejemplo, misuperweb.com, detodo.net, etc. El nombre del dominio es quizás el aspecto más importante a tener en cuenta. Tratemos en lo posible de escoger alguno que no esté reservado en las redes sociales que pensamos utilizar en nuestra estrategia de marketing. Una vez escogido el nombre de la página web, se debe hacer la reserva del mismo en un proveedor de servicios de nombres y alojamiento (hosting). Existen muchos en el mercado, pero recomendamos siempre dejar la reserva del nombre en manos de los expertos, por varios factores que trataremos en futuros post con más detalle.

¿Poseo un servicio de alojamiento?. 

Este servicio lo prestan muchas empresas y será el sitio en el cual alojaremos nuestra página web en internet. Es muy importante seleccionar un proveedor que ofrezca los servicios a la medida que requiere nuestra página web para funcionar correctamente. Aquí debemos tener en cuenta aspectos como la cercanía del servicio de alojamiento (hosting) a la región geográfica de nuestro público objetivo, estabilidad de la plataforma, tipo de alojamiento (dedicado, compartido), entre otros.

Certificado de seguridad SSL.

Esto aunque parezca increíble, es una de las errores más comunes que cometen los empresarios y los organismos públicos al momento de crear su página web. Este aspecto tiene que ver con este mensaje que arroja nuestro navegador al visitar algunos sitios en la web:

“La conexión no es privada

Es posible que los atacantes estén intentando robar tu información de … (por ejemplo, contraseñas, mensajes o tarjetas de crédito). “

SSL, Secure Socket layer por sus siglas en inglés es una tecnología que le asegura al usuario, que toda la información intercambiada con nuestra página se realiza de forma segura. Es importante pedirle a nuestro desarrollador que instale esta tecnología, de esta forma garantizamos la seguridad para nuestros visitantes y generamos confianza, además de posicionar correctamente nuestra página web en los buscadores como Google por ejemplo.

Mantenimiento.

Este es un punto muy controversial ya que hay empresas que le restan importancia, y cuando vienen los problemas, entonces es allí donde pagamos más caro para reparar lo que se rompió. Todas las plataformas son muy propensas a los llamados “ataques”, hay de diversos tipos y algunos son muy complejos de detectar y reparar. La prevención aquí es la regla. El precio a pagar por mantenimiento depende en gran medida de la naturaleza de nuestra página, siendo los más costosos aquellos que se ejecutan sobre plataformas de comercio electrónico. Debemos coordinar con nuestro desarrollador la frecuencia de los mantenimientos para tomar el que más se adapte a nuestro presupuesto. Personalmente siempre recomiendo tomar un plan de mantenimiento, la experiencia nos ha enseñado que en el 90% de los casos los daños a las páginas web se pueden mitigar con un correcto plan de mantenimiento.

Administración.

Cuando creamos una página web, generalmente ésta viene acompañada, como ya lo vimos, de un dominio, un alojamiento (hosting) y una diversidad de funciones adicionales. Varias de estas funcionalidades requieren cierto grado de conocimiento técnico, por ejemplo, las configuraciones de correo electrónico, reenvíos, enlaces, entre otros. Generalmente estas tareas “administrativas” las debe ejecutar un administrador (Webmaster), y se contrata por separado del mantenimiento o incluido dentro del plan que escojamos con nuestro diseñador.

Uso en dispositivos móviles.

Este aspecto es de mucha importancia, hoy más del 75% de los accesos a las páginas web en el mundo se realizan desde dispositivos móviles. Debemos asegurarnos que nuestro diseño sea capaz de verse de forma ordenada y congruente en cualquier dispositivo.

Aquí te dejamos un link en el que podrás probar si tu página web, una vez que la diseñes, es amigable para los dispositivos móviles.

Mobile Friendly Test

Estadísticas.

Es importante saber quienes y de dónde nos visitan, esta información es de mucho valor para el Marketing  de nuestra página. Recomendamos la implementación de Google Analytics, es muy útil, quien posee la información posee un tesoro!.

Tener claro todos los aspectos anteriores nos ayudará a entender mejor el funcionamiento de nuestra página, nos hará ganar dinero de forma eficiente y nuestra web trabajará para nosotros.

Finalmente, nuestra recomendación siempre es tener una buena asesoría y las ganas de hacer un excelente trabajo, éxito!.

 

Deja un comentario